La Guardia Civil detiene en O Morrazo a un vecino de Vilagarcía de Arousa por tráfico de drogas

Lorem ipsum dolor sit amet,sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Lorem ipsum dolor sit amet, no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. Stet clita kasd gubergren, no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. sed diam voluptua.

La Guardia Civil detuvo Moaña a un vecino de Vilagarcía de Arousa, de 28 años, por un presunto delito contra la salud pública al ser sorprendido con 1.000 dosis de cocaína que llevaba escondidas en el interior del vehículo, supuestamente predispuestas para la distribución y venta al por menor.

Las investigaciones se iniciaron al tener información de que un vecino de la comarca de Arousa se desplazaba una o dos veces por semana a la comarca de O Morrazo y se dedicaba a vender cocaína y marihuana a los consumidores habituales de la zona, fundamentalmente en Moaña, Meira y Bueu.

Las pesquisas realizadas por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cangas, en estrecha colaboración con el Puesto de Moaña, permitieron interceptar el vehículo del sospechoso cuando circulaba por una céntrica calle de esta última localidad.

Pese a que en la primera inspección del vehículo no se encontró nada ilegal, los agentes se extrañaron del estado de nerviosismo que mostró el conductor cuando se le preguntó por los 1.700 euros que llevaba en su billetera.

Esta circunstancia dio lugar a que se sometiese el vehículo a una exhaustiva inspección, en este caso con el apoyo de un perro especialista en la detección de drogas, adscrito al Servicio Cinológico de la Guardia Civil con base en Vigo. Fue cuando se localizó un habitáculo próximo a la ventanilla del conductor en el que se escondían tres guantes de látex. En dos de los guantes se guardaban cuatro envoltorios envasados al vacío, que contenían 1.000 dosis de cocaína. El tercer guante estaba interiormente relleno de una pequeña cantidad de marihuana.

La actuación, que dio lugar a la detención de esta persona por un presunto delito contra la salud pública por tráfico de drogas, culminó con el registro de la habitación que utilizaba como dormitorio en la casa de sus padres, donde se incautó un recipiente con cogollos de marihuana, una báscula de precisión, 25 décimos de Lotería de Navidad, tres libretas con anotaciones, pendientes de analizar y un teléfono móvil. Además, también se intervino otra pequeña cantidad de dinero, que junto con la que llevaba en el momento de la detención suman 2.150 euros.

El detenido, junto con el vehículo, la droga, el dinero y demás efectos aprehendidos, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Cangas que decretó su libertad provisional.

Sobre el autor

Suscríbete a nuestro boletín

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies