Garzón: «La preocupación ciudadana por el modo de alimentarnos y su impacto ecológico va en aumento»

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha señalado que el Gobierno profundizará en los próximos meses las líneas de trabajo relacionadas con el consumo sostenible y responsable al estar «convencido de que responde a una demanda creciente y a una necesidad acuciante».

Garzón: "La preocupación ciudadana por el modo de alimentarnos y su impacto ecológico va en aumento"

«A la ciudadanía cada vez le preocupa más tanto el modo de alimentarnos como el impacto ecológico que conlleva», ha defendido en el acto de presentación del informe Atlas de la carne elaborado por la Fundación Heinrich-Böll y Amigos de la Tierra.

Durante su intervención, Garzón ha lamentado que los consumidores tengan «muy poca información» de los productos que compran y que, en una gran mayoría de las ocasiones, desconozcan tanto las condiciones de producción como el coste ecológico de sus acciones de consumo. «Hoy, con la globalización económica, financiera y comercial, muchos de los productos que compramos, también los del sistema agroalimentario, transitan por diversos eslabones de las llamadas cadenas de producción globales y, por lo general, somos completamente ciegos ante esa complejidad económica», ha explicado.

Ante ello, el ministro de Consumo ha abogado por transformar el modelo de producción y consumo para «reinstaurar una racionalidad ecológica que neutralice la crisis ecosocial» que vivimos en la actualidad. Esto implicaría, según ha señalado, «reconocer los límites del planeta para que los sistemas socioeconómicos se inserten dentro de tales límites».

Garzón ha calificado este objetivo como «uno de los más acuciantes de la especie humana» y, por ello, ha reconocido que «difundir desde el espacio político lo que la ciencia reconoce desde hace décadas es insuficiente». «Cabe decirlo con claridad: los cambios que son necesarios para salvar la vida en el planeta entran en directa colisión con poderes económicos salvajes y privados, con gran capacidad de financiación e influencia en los foros públicos y con capacidad para ejercer mucha presión en las administraciones públicas», ha apostillado.

Es por esta razón por la que el ministro de Consumo ha apostado por «conformar una alianza social, un bloque de contrapoder, que permita que nuestras agendas se abran paso». De este modo, según ha concluido, lo que tendrá que cambiar será «el sistema, no el clima».

Sobre el autor

Suscríbete a nuestro boletín

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies